Rafa Fonseca busca cautivar al espectador a través de su cuidada técnica pictórica. No cree solo en capturar una instantánea en el tiempo, sino en llevar al espectador a un viaje visual que agita los sentidos y deja una impresión dramática.